familia-viajando-coche

6 consejos esenciales para un viaje por carretera sin estrés

Un viaje por carretera. Esa gran tradición de salir a la carretera y ver a dónde te lleva. Canciones en la radio, una carretera negra lisa a lo largo de kilómetros y la variedad de extrañas atracciones de carretera típicamente americanas. Los viajes por carretera son prácticamente un rito de paso. Si se añade una pandemia mundial, la naturaleza autónoma de los viajes en coche es incluso más atractiva.  Sea cual sea tu próximo destino, los siguientes consejos y elementos esenciales para un viaje por carretera te ayudarán a que los largos días y los kilómetros no sean un problema.

CÓMO TENER EL VIAJE PERFECTO POR CARRETERA

1) LA SEGURIDAD ES LO PRIMERO

Antes de salir, asegúrate de que tu auto esté a la altura. No es necesario hacer una inspección de 100 puntos, pero al menos comprueba que los neumáticos estén bien inflados y que los líquidos (especialmente el aceite y el parabrisas) estén al máximo. Lleva una pequeña colección de artículos de seguridad para la carretera, como cables para hacer puente, una linterna decente con pilas nuevas, un chaleco de seguridad y algunas herramientas básicas. Comprueba también que tienes una gata, todas sus piezas y una rueda de repuesto inflada, por si acaso.

2) TEN A MANO LO ESENCIAL

Ten a mano los artículos que vas a necesitar regularmente. Piensa en snacks, una botella de agua o una bebida fría, el cargador de tu teléfono, anteojos de sol, servilletas, cosas así. Cada vez que entres y salgas del auto, tómate un momento para reponer y reorganizar.

Es difícil rellenar una botella de agua o reponer los snacks si no tienes algo con lo que rellenar o reponerlos. En este caso, un cooler para viajes por carretera y una botella grande de agua resultan imprescindibles. En los viajes largos por carretera, llevo dos coolers. Uno que sea fácilmente accesible y en él se guarden los aperitivos, una bebida o el sandwich que preparé la noche anterior. En el otro cooler guardo los objetos que no necesito hasta el final del día, como la cerveza fría, los ingredientes para la comida, etc. Si hace mucho calor, el cooler también es fundamental para guardar cosas que no son alimentos y que se derriten, como blisstick o los lápices de colores, así como cosas que no quieres que exploten por todo el auto, como el factor solar o incluso el champú.

Para el agua, llevó una botella de tres o cinco litros si tengo espacio. Si no es así, un bidón de 64 onzas rellenará mi botella de agua reutilizable varias veces sin ocupar demasiado espacio. Tener un poco de agua extra en el auto también te evita comprar agua embotellada en una bomba de bencina por desesperación.

Tener a mano las indicaciones de cómo llegar, las reservas de hoteles o campings, los pases para los parques u otros materiales también es inteligente y fácil de hacer con un poco de previsión. Sí, la mayor parte de eso se puede almacenar en el teléfono. Pero te recomiendo que descargues o hagas una captura de pantalla de los detalles de la reserva, los tickets de entrada u otros elementos clave con anticipación, para que no dependas de una señal de celular potencialmente inestable cuando finalmente llegues a tu destino.

3) EMPACAR PARA DESEMPACAR

Aunque puedes meter todo en la maleta, el asiento de atrás o en el techo y salir a la carretera, tener un plan y una organización básica hará que tu viaje sea mucho más agradable.

Aunque es tentador hacer una maleta grande o una bolsa de viaje con toda la ropa, dividir las cosas en bolsas más pequeñas (si eres especialmente organizado, las bolsas codificadas por colores son aún mejores), puede ser una estrategia inteligente, especialmente si tu viaje por carretera incluye algunas actividades o deportes diferentes. A mí me gusta guardar la ropa de calle, los artículos de aseo y otros elementos básicos en una pequeña maleta o bolsa de viaje, y luego dividir el resto de la ropa y los equipos específicos de cada actividad en varias bolsas más pequeñas.

Por ejemplo, si estás planeando una actividad específica para el equipo al final del viaje, como una excursión de rafting por un día, no tiene mucho sentido cargar con toda la ropa y el equipo de remo dentro y fuera de la habitación del hotel o del camping durante todo el viaje. Guarda ese equipo en su propio contenedor, mételo en el fondo de la maleta y sácalo cuando lo necesites.

Si vas a acampar en el auto durante tu viaje por carretera, tendrás que ser todavía más organizado, tanto cuando salgas por primera vez de tu casa como cada mañana cuando levantes el campamento y vuelvas a la carretera. El empaquetado estratégico es muy útil en este caso, especialmente si el tiempo es inestable o si llegas a un camping cuando ya ha oscurecido. Unos pocos momentos extra en el empaquetado pueden ahorrar minutos de ansiedad y tensión en el desempaquetado. Básicamente, empaca las cosas en el orden en que las necesitarás al armar el campamento. Por ejemplo, tendrás que armar la carpa antes de poner el saco de dormir y la colchoneta, y necesitarás un paño para el suelo antes de empezar a armar la carpa, así que empaca tu auto teniendo en cuenta estas ideas.

Las maletas y los asientos traseros pueden llenarse rápidamente de equipaje, por lo que puede valer la pena invertir en unas barras para el techo o en otro tipo de transportador de equipaje. Las barras en el techo son muy buenas, pero son caras y se necesita instalarlas correctamente. Los portaequipajes plegables, o blandos, son una buena opción económica. Sólo tienes que asegurarte de que estén bien sujetos al techo y de que estén completamente cerrados antes de salir a la carretera.

4) LOS DESCANSOS SON BENEFICIOSOS

Recorrer varios kilómetros día tras día no es tan exigente físicamente como, por ejemplo, un recorrido con una mochila, pero no está exento de desafíos. Estar sentado puede ser duro para la espalda, las piernas y los hombros. Tomar descansos para moverse y estirarse puede hacer una gran diferencia para tu cuerpo. Busca en Google algunas posturas de yoga que relajen las caderas, los hombros y la parte baja de la espalda y dedicale unos momentos cada vez que pares a hacerlas. Aunque parezca un poco extraño estirarse en el estacionamiento de una bomba de bencina, tu cuerpo te lo agradecerá.

Las pausas también pueden dar lugar a emocionantes descubrimientos y oportunidades de exploración. No se limite a las paradas de la autopista, dése el tiempo de conducir unos cuantos kilómetros hasta una ciudad cualquiera. Pasea por un barrio o echa un vistazo al centro de la ciudad. Los carteles interpretativos al borde de la carretera son también una buena forma de romper la monotonía de la autopista. Detente en los lugares de interés y en los puntos de parada panorámicos. Lee los carteles interpretativos de las carreteras estatales y comarcales. En otras palabras, detente y huele los “road-ses” (lo siento, no he podido evitarlo…).

5) NO CUENTES CON LA RADIO

La música fuerte es clave en cualquier viaje por carretera, por lo que desaconsejo depender de la radio. Aunque el roaming es bastante bueno en las carreteras interestatales de EEUU, no es perfecto, por lo que confiar en el streaming tampoco es la mejor idea, especialmente si tu ruta incluye autopistas más pequeñas y destinos fuera de lo común. Hay audiolibros (muchas opciones gratuitas están disponibles en línea o se pueden alquilar en las bibliotecas), la mayoría de los servicios de streaming de música y podcasts ofrecen descargas y, por supuesto, los CDs funcionan perfectamente sin señal de móvil.

6) PLANIFICA, PERO NO SOBRE PLANIFIQUES

El hecho de que te organices, empaques bien y tengas algunas paradas en mente, no significa que tu viaje por carretera no pueda ser espontáneo y flexible (a menos que estés haciendo un viaje por carretera a los parques nacionales, en cuyo caso, definitivamente tendría fechas establecidas y reservas por adelantado).

Mi señora y yo hemos terminado recientemente un viaje de siete días por el sur de Utah. Salimos de nuestra casa con una idea general de adónde queríamos ir y con un variado equipo estratégicamente guardado en la caja del techo y en el asiento trasero. Cuando el tiempo en nuestra primera parada no se calentó como queríamos, cambiamos de rumbo y nos dirigimos más al sur, donde el sol brillaba y las flores florecían. Era tan bonito el lugar al que nos llevó nuestro desvío que nos quedamos un par de días más en lugar de volver a casa como habíamos planeado en un principio. Cuando llegó el momento de volver a casa, nos lanzamos a la carretera interestatal en un maratónico día y medio de manejo.

Fue perfecto. Bueno, casi perfecto… se me quedó la billetera en mí casa. Lo que me lleva a mi último consejo de viaje por carretera. Asegúrate de tener la billetera, el carné de manejar y las tarjetas de crédito antes de salir de casa para conducir durante una semana.

Articulo traducido y adaptado de https://www.oars.com/