maneras hacer cafe campamento

6 maneras de hacer un café de campamento de gran calidad

Una taza de café humeante en una mañana fría en el campamento es algo hermoso, pero no se trata sólo del calor de la taza en las manos o del sabor de una lujosa infusión de origen único: para muchos aficionados al café, el ritual de prepararlo y beberlo es tan importante como el propio café. En casa, es probable que tengas un método preferido, ya sea la cafetera manchada que lleva de un apartamento a otro desde que era estudiante (no hay que juzgarlo) o un gotero de cerámica hecho a mano con mucho cariño que hace la infusión perfecta en todo momento.

En un viaje por el río de varios días, en una aventura de acampada en coche o en un viaje de mochilero, puede que no tenga acceso a una máquina de café espresso de calidad industrial, pero los métodos de preparación siguen abundando. Cada uno de ellos tiene sus ventajas, pero con algo tan personal, sólo tú puedes elegir el método de preparación de café en el campamento que te proporcione la mayor alegría.

Cómo preparar el mejor café en un campamento

1) Caldera

La caldera es una de las favoritas de los campistas de la vieja escuela. Nada te hace sentir más como un rudo pionero que preparar el café sobre el fuego. Es lo suficientemente pesada como para que no sea adecuada para la mayoría de los viajeros de montaña, pero la belleza de viajar por el río o acampar en coche es tener más espacio para las cosas más finas de la vida. Una cafetera (si te gusta la onda, elige la clásica azul de esmalte) te permite básicamente ponerla y olvidarla, como una cafetera estándar en casa. Sólo tienes que llenar la cesta del filtro con los posos, colocarla en la cafetera y llenarla hasta la boquilla. Ponla sobre una fuente de calor (estufa o rejilla sobre el fuego; cualquiera de las dos cosas servirá) y ponte nostálgico de los viejos tiempos hasta que veas un bonito color marrón a través de la ventanilla. Sirve, disfruta y repite.

2) Prensa Francesa

La prensa francesa tiene la ventaja de parecer una delicia elaborada, pero con un esfuerzo bastante mínimo. Para evitar que se rompa durante el transporte, puedes optar por una prensa de plástico más duradera en lugar de la clásica prensa de cristal, o por una opción súper portátil como la prensa de café de silicona de Jetboil, que se combina con sus hornillos para mochileros y campistas. Para conseguir la infusión adecuada, añade una cucharada colmada de café molido grueso por cada taza que vayas a servirte. Vierte el agua hirviendo directamente sobre los posos, llénala hasta el volumen deseado y remueve suavemente unas cuantas veces. Coloca la tapa en la parte superior, espera unos cuatro minutos y sumérgete. La gente se vuelve quisquillosa con sus métodos de prensado francés, pero si lo haces de forma sencilla, no te equivocarás.

3) Aeropress

Este dispositivo ligero y portátil se ha convertido rápidamente en una opción para los entusiastas del café en casa y al aire libre. La AeroPress sólo hace una porción de café a la vez, por lo que es perfecta para una tarde. (No esperes a que sea demasiado tarde para ponerlo en marcha; las infusiones de la AeroPress salen super fuertes). El método de preparación es similar al de la prensa francesa, pero un filtro en la parte inferior impide que se escape el poso. Para obtener los mejores resultados, la molienda debe ser específica para AeroPress. Es un poco más complicado que algunos de los otros métodos, y realmente no funciona sin los filtros específicos para AeroPress, pero el trabajo extra hace que se obtenga una taza de café de campamento excelente.

4) Vertidor

¿Quiere impresionar a todos los demás en el campamento? Este método te permite controlar la velocidad de vertido, y cuanto más lento sea el vertido, más tiempo tendrá el agua caliente para extraer el sabor de los granos y conseguir un sabor más intenso. Por supuesto, esto es aún más importante cuando se muele una taza de granos a la vez, mientras que en el campamento, es probable que haya pre-molido todo el café para el viaje. Pero para un dispositivo muy pequeño (varias empresas fabrican ahora goteros de silicona que se reducen al tamaño de un posavasos), ofrece una taza de café de primera categoría, con la ventaja añadida del acto meditativo de verter y remover. Sólo hay que colocar los posos en un filtro en el gotero y rellenar repetidamente con agua caliente hasta que la taza esté llena.

5) Cafe Vaquero 

Lo que le falta al café vaquero en cuanto a delicadeza, lo compensa con creces en cuanto a credibilidad en el campo. No se necesita ningún equipo especial, un molido grueso está bien, y es una de las mejores opciones para grupos grandes como en un viaje por el río. Para obtener los mejores resultados, calienta una olla con agua (idealmente sobre el fuego, pero un hornillo también funciona) y añade la cantidad de café que prefieras cuando se caliente (se recomiendan unas 2 cucharadas de posos por cada 8 onzas de agua). Lleva el agua a ebullición, retírala del fuego y deja que los posos se depositen en el fondo. Viértelo directamente en tazas o, si te sientes con clase, fíltralo a través de una tela de queso o un pañuelo (limpio). También puedes emplear el mismo método utilizado para el té y utilizar una bolsa de malla limpia y apta para alimentos para remojar el café del campamento en una olla grande de agua hirviendo.

6) Instantáneo

Atención, genios del café: el instantáneo ha avanzado mucho. Ya no todo es Nescafé insípido, aunque es justo señalar que el café instantáneo, en general, contiene menos cafeína que el “verdadero”. Incluso los mejores cafés instantáneos no pueden competir con los rituales de preparación antes mencionados, pero es un gran complemento para tu repertorio de café: llevar unos cuantos paquetes de café instantáneo significa que puedes dar cabida a una gama más amplia de paladares para las personas que prefieren diferentes tuestes y sabores. Además, cuando preparas una taza es tan sencillo como calentar agua y verter el café instantáneo en una taza, puedes repostar en cualquier momento que tengas unos minutos libres.

Artículo traducido y adaptado de Oars