escalada-libre

Las 10 actividades outdoor más peligrosas del mundo

Muchos de nosotros soñamos a lo grande en nuestra vida cotidiana, pero pocos de nosotros vamos más allá de nuestros sueños cotidianos para hacer que las cosas sucedan. Los deportes aventura son uno de esos sueños en los que cualquiera de nosotros puede hacer que pase y está casi garantizado que se logre. Lo único que hay que hacer es intentarlo.

Pero algunas personas son “Try-Hards”, y llevan las actividades de aventura al siguiente nivel. Para algunos, los deportes aventura no consisten en hacer senderismo, esquiar en un centro de ski o incluso hacer paracaidismo (como si eso no fuera suficiente). Algunos se desviven por encontrar las emociones de los deportes aventura a lo grande. Si no estás seguro de lo que implica este tipo de cosas, continúa leyendo y revisa esta lista, que indica 10 de las actividades más peligrosas en las que cualquiera puede participar.

Escalada libre en solitario

La escalada libre en solitario se considera la forma más pura de escalar, y se realiza sin ningún tipo de equipo de seguridad. Esto significa que no hay arnés, ni cuerdas ni ningún otro tipo de equipo de protección. Esto hace que este deporte sea extremadamente peligroso, ya que a unos 6 – 9 metros sobre el suelo es suficiente para herir gravemente a alguien, o potencialmente matarlo si cae mal. Por no hablar de que no es lo suficientemente peligroso que estos escaladores sólo suban 10 metros o más. Algunos escalan cientos e incluso miles de metros por el lado de una pared y ni siquiera se inmutan cuando miran hacia abajo. Como prueba de ello, basta con ver a uno de los escaladores en solitario más recordados, Dan Osman. Por desgracia, murió en 1998, pero su habilidad y su valor probablemente nunca se olvidarán.

Base Jump

El Base Jump es una de las formas más peligrosas de paracaidismo, en la que una persona no tiene tiempo para equivocarse. Por lo general, nunca llevan un paracaídas de reserva, ya que no hay tiempo suficiente para desplegarlo si el primero falla. Por lo general, el Base Jump es ilegal porque la mayoría de los lugares desde los que la gente decide saltar están fuera de los límites. Por ejemplo, la Torre Eiffel, el Edificio Chrysler y otros lugares de renombre. Para estas personas no sólo existe la emoción de saltar, sino también la de evadir a las autoridades tanto antes como después del salto.

Vuelo de proximidad con Wingsuit

El vuelo con Wingsuit en sí mismo es cuando un paracaidista salta desde un avión y se eleva como un planeador. Le agrega mucho más tiempo a la “caída libre” total y la distancia que se cubre puede ser de varios kilómetros. Sin embargo, el vuelo regular con wingsuit no es suficiente para algunos. Hay quienes quieren realizar vuelos de proximidad, es decir, volar lo más cerca posible del suelo. Y cuando nos referimos a cerca, es muy cerca. A veces se elevan a no más de 6 metros del suelo, esquivando árboles, rocas y a veces incluso a la gente que los observa. Si nunca has sido testigo de esto, te recomiendo que lo hagas y prepárate para sorprenderte.

Corridas de toros

Los encierros de Pamplona originalmente, eran una tradición que consistía en conducir a los toros desde los corrales de las ciudades por las calles hasta la plaza de toros, donde tenían que enfrentarse al matador. Hoy en día esta fiesta sigue existiendo y se ha convertido en una actividad en sí misma. Aunque ciertamente no es para los débiles de corazón, de mente o de físico. Mientras tanto, sólo hay una regla: correr. Corre lo más rápido que puedas e intenta con todas tus fuerzas no ser corneado por un toro. Seguro que te echará a perder la experiencia.

Ala Delta

El Ala Delta se considera uno de los deportes aéreos más peligrosos. Uno de cada 100.000 vuelos acaba en accidente, y ya te puedes imaginar lo que pasa si el ala en la que vuelas te falla. No hay ninguna otra medida de seguridad que se pueda tomar, ni paracaídas, ni cabina que te proteja si las cosas se van mal. No es más que un avión de papel enorme al que te has amarrado, y todos los aviones de papel terminan estrellándose contra el suelo.

Escalar montañas

Algunas personas dirán que han escalado montañas antes. Pero el verdadero alpinismo no implica senderos que lleven a la cima. El verdadero alpinismo implica trazar nuevos caminos, escalar otros que se creían imposibles o, en general, simplemente escalar las partes más duras de una montaña. Hay innumerables riesgos y numerosas personas mueren cada año al intentarlo. Aunque, una vez en la cima, no cabe duda de que hay menos lugares en el mundo con una vista mejor.

Buceo

Algunas personas no se conforman con subir lo más alto posible, sino que prefieren bucear a la mayor profundidad posible. El buceo recreativo es entretenido y tiene muy poco riesgo asociado si estás preparado y eres hábil. Pero el buceo en cuevas, restos de barcos y los que practican el buceo en aguas profundas lo llevan al siguiente nivel. También llegan a ver cosas en este mundo que pocos saben que existen. Además, existe el peligro de los tiburones y otras criaturas que te pueden atrapar y arrastrar a lo profundo. 

Navegación recreacional

Algunas personas sienten amor por la alta mar, pero lamentablemente el mar no les devuelve el amor. La navegación recreacional es muy peligrosa, y cada año mueren entre 500 y 1.000 personas por culpa de las malas condiciones meteorológicas, por navegar en estado de embriaguez o por simples errores de los capitanes. Lo peor de todo es que la mayoría de esas muertes podrían haberse evitado llevando chalecos salvavidas o tomando las precauciones necesarias para avisar a las autoridades de su salida. Casi todas las muertes se produjeron por ahogamiento, lo que en sí mismo es una forma aterradora de morir.

Surf en grandes olas

Todos hemos visto a gente surfeando en las olas de la costa de California y Hawai. Pero el surf de olas grandes es un animal completamente distinto. Los que lo practican tienen que navegar por olas que pueden superar los 15 metros. También están los tiburones que frecuentan las mismas aguas, y es un peligro adicional del que la mayoría podría prescindir. Ni hablar de subir a una ola que podría aplastar casi cualquier cosa a su paso.

Heli-Skiing

Por último, está el heli-skiing, en el que los amantes del riesgo se suben a un helicóptero, que tiene que enfrentarse a las turbulencias para llegar al punto de acceso y que es peligroso en sí mismo, y luego se fijan los esquís, se desciende por una montaña rocosa e inclinada, evitando provocar o quedar atrapados en una avalancha, y se aseguran de que cualquier otra cosa no salga mal antes de llegar al fondo. Muchas personas mueren cada año al intentar esquiar en lugares que, de otro modo, no serían accesibles. Pero también… lo hacen por la nieve fresca. Lo que supongo que es suficiente recompensa.

Artículo traducido y adaptado de https://thesportsarchivesblog.com/