wingsuit-fly

Deportes extremos: Todo sobre Wingsuit Flying

Paracaidismo vs. Wingsuit Flying

El vuelo con Wingsuit es un paracaidismo con adrenalina extra; un hombre pájaro es capaz de dirigir su vuelo usando los movimientos del cuerpo en un traje inflable especialmente diseñado. Algunos de los riesgos adicionales asociados al wingsuiting son los flat-spins (giros incontrolables), el burble (un espiral en la zona de despliegue del paracaídas), los tail-strikes (golpear la cola del avión al salir) y los twists (un paracaídas que gira). Además, la necesidad de controlar el traje durante un potencial accidente, como tener que despresurizar las alas infladas antes de abrir un paracaídas, puede provocar lesiones que cambian la vida, y la muerte. Hay que tener nervios de acero para esta costosa afición, y sin duda, también ayuda la osadía. 

¿Qué es un Wingsuit? ¿Qué es el vuelo con traje de alas?

Un wingsuit es un traje de vuelo adaptado con piezas adicionales de material entre los brazos y las piernas del paracaidista. Esto aumenta la superficie del cuerpo, lo que permite planear más fácilmente y simular el vuelo. Esto es similar a la forma en que una ardilla voladora utiliza la piel entre sus brazos, piernas y cuerpo para planear a través de las copas de los árboles de un bosque. Los nuevos pilotos de wingsuit comienzan realizando saltos BASE. Se trata de vuelos en los que se salta desde un lugar elevado y luego, usando el traje de vuelo inflable especial, se desliza en caída libre hasta el suelo. Los deportistas más experimentados se suben a un pequeño avión, o a un helicóptero, y planean en paracaídas saltando en el aire; igual que un salto en paracaídas en caída libre.

El vuelo en wingsuit es un deporte relativamente nuevo. Se basa en la habilidad del paracaidista para maniobrar su cuerpo alrededor de los obstáculos llevando un traje aerodinámico de “ardilla voladora”. Es un deporte peligroso que requiere habilidad y nervios de acero. La tecnología de los tejidos modernos ha producido trajes de vuelo resistentes que pueden soportar la intensa resistencia al viento que se encuentra a altas velocidades de descenso. Estos tejidos permiten a los pilotos de trajes de alas llegar más alto y más lejos que nunca, utilizando un helicóptero o una avioneta para aumentar la altura de despegue. Sin embargo, estos vuelos más largos significan que el potencial de lesiones por impacto y muerte es también mayor que nunca.

Muerte de Mark Sutton: Piloto de trajes de alas y especialista en acrobacias

Este deporte extremo se hizo conocido cuando Mark Sutton participó en la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Se tiró en paracaídas como doble del actor Daniel Craig, que interpretaba a James Bond, saludando a la Reina Isabel II en el Estadio Olímpico de Londres.

La destreza y experiencia de Mark en el paracaidismo y el vuelo con wingsuit lo hicieron perfecto para el papel de acróbata. Pero sólo un año después, murió a los 42 años. Se lesionó mortalmente en un accidente de vuelo con wingsuit en Chamonix (Suiza), mientras grababan para una serie de televisión sobre deportes extremos. Mark había servido durante varios años como oficial del ejército británico, antes de cambiar su carrera al sector financiero. Fuera de su trabajo, le gustaban los deportes que inducen a la adrenalina y era un experimentado paracaidista y piloto de wingsuit. En el momento de su muerte era uno de los mejores pilotos del mundo.

Riesgo de lesiones por impacto y muerte

Mark Sutton no era la primera persona que moría practicando este temerario deporte. De hecho, fue la decimocuarta persona en morir sólo en ese año (2013). Epictv estaba realizando un programa sobre deportes extremos y había organizado tres días de rodaje. Mark murió mientras participaba en un ejercicio de vuelo de calentamiento antes de emprender el vuelo principal. Al descender desde una altura de 3.300 metros, se salió de la trayectoria y se estrelló contra la montaña. Cayó del cielo a una velocidad de 250 kilómetros por hora. El impacto del choque fue tan grande que hubo que recurrir al análisis de ADN para identificar su cuerpo.

Entre 1981 y 2012, 50 personas murieron volando en trajes de alas, y 80 murieron cuando su paracaídas no se abrió. La tasa de mortalidad de todos los deportes de paracaidismo combinados es de aproximadamente 1 muerte por cada 100.000 saltos. En el caso del vuelo con traje de alas, la tasa de mortalidad se eleva a aproximadamente 1 muerte por cada 500 saltos.

Formación en salud y seguridad

Debido a la alta tasa de accidentes asociada al vuelo con wingsuit, las organizaciones de paracaidismo y paracaidistas recomiendan que se obtenga una experiencia aérea más general antes de probar el deporte del vuelo con wingsuit. La USPA (United States Parachute Association) exige a sus miembros que hayan realizado al menos 200 saltos en caída libre antes de intentar volar con un traje aéreo. La Universidad de Caída Libre de España establece condiciones similares para los vuelos con wingsuit, al igual que la mayoría de los demás países.

Los deportes extremos son para los que se arriesgan. El vuelo con wingsuit es un deporte peligroso, pero es probablemente lo más parecido a sentir que vuelas con tus propias alas. En los últimos años, los altos índices de accidentes y muertes han saltado a los titulares, pero el vuelo con wingsuit sigue siendo popular entre los adictos a la adrenalina. Para los que tienen tiempo, plata y valor, este es un deporte como ningún otro.

Récord mundial Guinness de saltos con traje de alas

En abril de 2012, el piloto colombiano de wingsuit Jhonathan Florez registró los saltos más altos y largos en La Guajira (Colombia). El Libro Guinness de los Récords Mundial oficio y dicen que los récords de Florez siguen sin ser superados. Logró el vuelo con wingsuit más largo; duró 9 minutos y 6 segundos. Lanzó su salto con traje de alas desde una altura récord: 11.358 metros o 37.265 pies.

¿Se puede ganar altura con un Wingsuit?

El vuelo con Wingsuit usa la resistencia del aire para contrarrestar el efecto de la gravedad. Saltando desde un punto elevado, el piloto se desplaza hacia el suelo intentando imitar el vuelo de un pájaro. Los paracaidistas de wingsuit son capaces de utilizar las corrientes de aire caliente como un planeador. La flotabilidad de la elevación térmica permite al hombre-pájaro ganar algo de altura. Sin embargo, este movimiento depende de las condiciones meteorológicas adecuadas, e incluso los voladores experimentados tienen poco control sobre la velocidad y la distancia de cualquier ganancia de altitud.

 

Artículo traducido y adaptado de https://skyaboveus.com/