actividades extremas practicar ritmo

7 actividades extremas que puedes practicar a tu ritmo

El ser humano es un buscador de emociones por naturaleza, pero algunos deportes cada vez más populares están redefiniendo lo que significa ser extremo. Los atletas más temerarios están superando límites inimaginables al impulsar sus cuerpos contra la gravedad y a través del aire, el agua y el hielo de formas que la naturaleza nunca pensó.

Pero no digas todavía ” no es para mí”. Hay formas de experimentar parte de la adrenalina -y descubrir nuevas aventuras- sin arriesgar la vida. Esta es nuestra guía para salir de tu zona de confort sin correr ningún peligro.

7 deportes extremos que puedes probar sin remordimientos

1. Heliesquí

¿Estás cansado de esperar en las colas de los remontes cuando vas a las pistas? Imagínate que te deja un helicóptero en la nieve virgen. “El heliesquí es el sueño de los amantes de la nieve polvo”, explica Greg Malver, de Telluride Helitrax, en Colorado. “Esquías en algunos de los terrenos más bellos del interior del país, donde no ves a nadie más”. Sin embargo, esquiar en zonas remotas que no son mantenidas por los trabajadores de la estación o patrulladas por el personal de rescate es especialmente arriesgado. Podrías provocar una avalancha o resultar herido en un accidente con poco acceso a la ayuda.

Pruébalo: Elige una empresa que ofrezca heliesquí con guías que conozcan el terreno y puedan planificar un viaje adecuado para esquiadores de nivel intermedio. Para minimizar la posibilidad de que se produzca una avalancha, los guías de Helitrax eligen zonas que no son tan empinadas, dependiendo de las condiciones de la nieve. “Esquiamos en terrenos cuya pendiente está entre un doble cuadrado azul y un diamante negro”, dice, y añade que hay que sentirse cómodo con la nieve blanda y profunda que no está preparada ni embalada. “Aún así, una fuerte actitud aventurera puede compensar la falta de delicadeza”.

2. Rafting en aguas bravas

El rafting en aguas bravas es emocionante, pero hay muchas cosas que pueden salir mal cuando te lanzas por los caudalosos ríos en una barca de goma.  La balsa puede volcar, o usted puede caerse y chocar con una roca o quedarse con un pie atrapado en los escombros y ahogarse.

Pero navegar incluso por los descensos más salvajes es un deporte relativamente seguro, si se va con un grupo dirigido por guías experimentados, dice Scott Armstrong, de All-Outdoors California Whitewater Rafting. “Se percibe como algo arriesgado, pero no hay muchas lesiones ni muertes. Incluso en aguas rápidas, como los rápidos de clase 4 o 5, tenemos una embarcación líder con guías y un grupo de botes que trabajan juntos para rescatar a los nadadores.” (Afortunadamente, no es probable que te caigas de la balsa).

Pruébalo: Armstrong sugiere mojarse los pies y el estómago en un tramo más tranquilo de clase 3 (se clasifican del 1 al 5, según el grado de dificultad). Si planea su viaje durante la primavera, cuando el nivel del agua es más alto, es más probable que flote sobre las rocas y los escombros si se cae. Y aunque no es probable que se caiga, querrá estar seguro de sus habilidades de natación, por si acaso.

3. Salto BASE

BASE son las siglas de Building, Antenna, Span y Earth – y no hay nada más extremo que saltar desde una de las cuatro opciones, equipado sólo con un traje de alas y paracaídas de despliegue rápido. Y es que, a diferencia del paracaidismo, hay una ventana mucho más corta para experimentar la emoción de la caída y esperar que el paracaídas se active a tiempo. Este deporte es tan peligroso que el Servicio de Parques Nacionales ha prohibido el salto BASE en sus parques. (El escalador Dean Potter y su compañero murieron este verano tras saltar ilegalmente desde Taft Point, a 1.500 metros de altura, en el Valle de Yosemite, un lugar muy popular).

Pruébalo: Si quieres sentir lo que se siente al volar, prueba primero el paracaidismo. Como la mayoría de los saltos se realizan en tándem con un instructor experimentado, es una forma más segura de adquirir las habilidades necesarias para progresar hacia el salto BASE. Una escuela de salto BASE exige haber dominado 300 saltos antes de poder inscribirse en un curso.

4. Buceo en cuevas

Si te gustaba explorar cuevas cuando eras niño, el buceo en cuevas te da la oportunidad de admirar fascinantes formaciones geológicas mientras nadas por aguas azules y cristalinas. Sin embargo, es más arriesgado que el buceo normal, porque puedes quedarte atascado en una cueva y quedarte sin aire. “Puedes perderte si no ves la salida o te equivocas de camino”, explica Kurt Huber, de Blue Grotto Diving Resorts, en Williston (Florida). “O si entras en pánico y levantas cieno y no puedes ver dónde estás”.

Pruébalo: No te asustes. Puedes empezar con el buceo en cavernas. Se trata de una inmersión limitada en cuevas en la que te sumerges con un grupo guiado por una cuerda que llega sólo a 120 pies de profundidad. “Es menos peligroso porque todavía se puede ver la luz del día a través de la salida”, dice Huber. Si eres aficionado, puedes trabajar para obtener la certificación para bucear a mayor profundidad.

5. Escalada libre en solitario

Si la escalada en roca a miles de metros de altura con arneses y cuerdas te parece lo suficientemente petrificante, es difícil entender por qué algunos entusiastas sienten la necesidad de ir más allá escalando sin ningún tipo de equipo de seguridad, ellos solos. El corresponsal de deportes extremos Michael Ybarra intentó explicar el atractivo en The Wall Street Journal. “Parte del atractivo (y no poco del terror) de la escalada es la resolución de problemas, averiguar qué hacer en una situación en la que no hay grandes opciones y no hay poco peligro en hacer un movimiento equivocado”, escribió. Lamentablemente, murió hace unos años en el pico Matterhorn, de 3.000 metros, en Sierra Nevada, California.

Pruébalo: Si quieres iniciarte en la escalada, aprende a amar tu equipo y ve con un grupo guiado. Los principiantes también pueden desarrollar su fuerza con lo que se llama “boulder”. Escalarás sin cuerda, pero te mantendrás cerca del suelo y sólo subirás hasta donde te sientas seguro. Además, no subestimes la diversión de un gimnasio de escalada en interiores.

6. Surf de grandes olas

Desaparecer en una ola de tamaño normal puede ser aterrador. ¿Qué te parece surfear por la cara de una ola gigantesca de varios pisos de altura? (O caer a 12 metros de la cima de una ola gigante, como hizo este surfista en Hawai y lo comparó con “saltar desde un acantilado”). Sólo hay unos pocos lugares en el mundo en los que las olas alcanzan entre 6 y 7 metros de altura, y se necesita una habilidad y un talento increíbles para navegar por ellas. “Todo se magnifica”, explica Thwen Chaloemtiarana, de la empresa Mavericks Surf Company, que lleva el nombre del famoso spot de olas grandes de Half Moon Bay, en California. “Cuando te golpea una ola de 9 metros, es como si te golpeara una avalancha. Puedes estar en 6 metros de espuma y no puedes sacar la cabeza para respirar. Y cuando caes desde esa distancia, golpeas el agua con fuerza. Podrías arrancarte el brazo de cuajo”.

Pruébalo: Su consejo no es tan sorprendente: Domina primero las olas pequeñas. “Conseguirás el mismo subidón y la misma emoción si te concentras en progresar”, dice Chaloemtiarana. Siempre querrás preparar tus pulmones haciendo un curso de contención de la respiración. (Se dice que la estrella del surf Tom Whitaker pudo aguantar la suya durante cinco minutos y 25 segundos). Pero no te preocupes, todavía hay mucha diversión tubular para surfear a seis pies.

7. High-Lining

Si caminar sobre una línea atada entre dos edificios, rocas o árboles suena peligroso, es porque lo es. “Tienes que ser capaz de coger la cuerda si te caes y volver a subir. Si colocas la cuerda de forma incorrecta o no utilizas un arnés, puedes morir”, explica Jerry Miszewski, de la empresa de slackline Balance Community. (Mira este vídeo de una persona sin arnés que se recupera de una caída cerca de Lost Arrow Spire, en el Parque Nacional de Yosemite).

Cuando se hace de forma segura, el reto mental es estimulante, afirma Miszewski, que ha hecho high-lining en todo el mundo. “Tienes que estar completamente concentrado, así que te obliga a tener la mente clara. También tienes una vista desde un punto de vista único donde nadie más ha estado”.

Pruébalo: No hace falta subir mucho al aire para sentir la emoción. Empieza haciendo equilibrio en una cuerda de equilibrio suspendida a uno o dos pies del suelo. Sabrás que estás preparado para elevar tu juego cuando puedas recorrer la longitud de la línea sin caerte y cambiar fácilmente de la posición de sentado a la de pie. “Cuando te sientas cómodo con el hecho de estar a gran altura, podrás disfrutar de verdad”, dice Miszewski. “Después de un rato, la adrenalina desaparece, pero el corazón sigue latiendo con fuerza”.

Articulo traducido y adaptado de https://dailyburn.com/life/