logrando superar miedos

Como afrontar tus miedos gracias a los deportes extremos

¿Tienes algún miedo? Es muy probable que sí. Es un compañero inevitable de muchas personas.

Sin embargo, mientras algunos no sufren mucho, otros no pueden disfrutar de su vida en toda su extensión. Muchas personas equiparan los miedos a las debilidades, lo que les hace luchar con ellos pase lo que pase. 

Por ejemplo, los jóvenes temen ser incapaces de enfrentarse al plan de estudios de la universidad, por lo que buscan ensayos gratuitos sobre cocina y otros temas en la web o recurren a servicios especializados. Otros tienen miedo a las alturas, a ciertos insectos, a la muerte, etc. La gente ha llegado incluso a dar un nombre distinto a cada caso. Mientras que la palabra “miedo” se asocia a un lado débil de la personalidad de alguien, la combinación de palabras “enfrentarse a los miedos” se refiere más bien a las ambiciones, el valor y la determinación. Si quieres pasarte a este último concepto y combatir tus miedos, merece la pena pensar en los deportes extremos. Quizás parezca bastante radical, pero te ayudarán con tu problema.

Miedo a las alturas y a los acantilados

El miedo a las alturas es el más común. Su nivel varía, y mientras una persona puede temer escalar una montaña, otra temerá subir una escalera. Si quieres combatirlo, merece la pena probar el buceo en acantilados. No te apresures a rechazar esta idea, ya que nadie te ofrece elegir el acantilado más alto de la zona y descuidarte de inmediato. La seguridad debe ser la máxima prioridad en todo lo que se trate. Por lo tanto, es crucial asegurarse de que has elegido un lugar seguro para saltar. Merece la pena empezar poco a poco con la menor altitud, aumentando gradualmente cuando te acostumbres a ella. El subidón de adrenalina y las emociones brillantes te ayudarán a combatir tu miedo con el tiempo.

Acuafobia y natación en aguas abiertas

Mientras que algunos difícilmente estarán de acuerdo en que nadar en el mar o en el océano puede considerarse un deporte extremo, las personas con hidrofobia tienen opiniones diferentes. Algunas personas se ponen nerviosas al nadar en un lago, por no hablar del océano. Sin embargo, si siguen haciéndolo durante algún tiempo, su miedo puede debilitarse. La natación en aguas abiertas puede implicar algunos riesgos, pero si sigues las reglas, la probabilidad de un incidente se reduce a cero.

Miedo a la velocidad y al snowboard

Aunque creas que estos dos conceptos difícilmente pueden estar relacionados ya que el snowboard no es similar a la conducción de un coche, no es así. Mientras que la velocidad media de un snowboarder es de unos 70 km por hora, los profesionales la aumentan hasta los 200. Cuando domines todas las técnicas y normas de seguridad, controlarás el proceso y tu miedo. Así que, cuando el invierno esté a la vuelta de la esquina, vale la pena prepararse para una parte de una experiencia completamente nueva. 

Miedo a la comunicación y a cualquier deporte extremo

Aunque la mayoría de la gente recurre a los deportes extremos cuando quiere combatir el miedo relacionado con lo físico, puedes utilizar esta opción como una gran oportunidad para mejorar tu interacción social. Te encontrarás con muchos admiradores de los deportes extremos con los que tendrás algo de lo que hablar. Por lo tanto, si te resulta difícil elegir un buen método para romper el hielo e impulsar las relaciones, puedes unirte al círculo de los entusiastas de los deportes extremos. 

Cómo superar el miedo en los deportes extremos

Por muy buenos que sean los deportes extremos para superar los miedos, todavía puede ser difícil hacer que uno mismo dé los primeros pasos en esta dirección. Se te pueden ocurrir numerosas razones y excusas por las que no deberías ni siquiera intentarlo. Sin embargo, la situación no cambiará a mejor si no haces nada. Por lo tanto, es el momento de seguir algunos consejos y trucos para deshacerse de este sentimiento devastador.

  1. Imagina y acepta el peor resultado posible

No avanzarás si no imaginas y aceptas el peor escenario. Es el punto de partida que permite que tus nervios se calmen. ¿Cómo puedes tener éxito en algo si tu cabeza está ocupada con preocupaciones? 

  1. Imaginar un resultado exitoso

Debes mentalizarte del final feliz. Cuando tu cabeza está llena sólo de pensamientos oscuros, tu cuerpo se mueve de esta manera. Cambia este escenario y empieza a centrarte en las cosas que sí quieres que ocurran. El resultado indeseable no debe ocupar tu mente.

  1. Deshazte de la idea de fracaso

Tenemos miedo porque siempre existe la posibilidad de fracasar, pero no queremos enfrentarnos a esta realidad. Sin embargo, no debes preocuparte por cosas que aún no han sucedido. En cambio, debes cambiar la perspectiva con la que miras las cosas.

  1. Enfréntate a tus miedos

Puedes estudiar varias técnicas para superar el miedo, pero la situación seguirá siendo la misma hasta que te enfrentes a ella. Piensa en todo lo que temes y en sus razones. Elabora una lista de las cosas que te producen emoción. Debes enfrentarte a todas ellas paso a paso. 

En resumen, debes aceptar el reto y hacer todo lo posible por disfrutarlo. La única forma posible de combatir el miedo es afrontarlo, aceptarlo y dejarlo pasar. Entrénate física y mentalmente para ello, pero contrólate y sigue adelante cuando llegue el momento.

Articulo traducido y adaptado de Extreme Sports Lab