buenos deportes extremos salud mental

¿Son buenos los deportes extremos para nuestra salud mental?

Ya sea a tres metros bajo el agua o a 3.000 metros en el aire, ¿cómo pueden los “deportes extremos” mantenernos con los pies en la tierra?

¿Qué hay que hacer cuando se quiere encontrar un momento de atención plena? ¿Dar un paseo lento? ¿Meditar? ¿Ninguna de ellas?

Las actividades tranquilas y suaves no son para todo el mundo. Pero eso no significa que no se puedan encontrar focos de paz en otros lugares. Hay momentos de atención plena que se pueden encontrar incluso en situaciones aparentemente extremas. Situaciones en las que nos sudan las palmas de las manos, se nos acelera el corazón y, en contra de todos nuestros instintos primarios, nuestra mente le dice a nuestro cuerpo que “se deje llevar”.

Los estudios han demostrado que un subidón de adrenalina tiene el poder de poner en marcha nuestra psique, y la disciplina necesaria para participar en “deportes extremos” nos lleva a encontrar momentos de paz y atención.

Tanto si te tienta la sensación de ingravidez del submarinismo como la euforia del paracaidismo en interiores, el orgullo de la escalada o la perspectiva del parapente, ¿qué pueden enseñarnos los “deportes extremos” sobre la atención plena?

Paracaidismo de interior

¿Por qué soñamos con volar? Los intérpretes de sueños dicen que se trata de un anhelo de libertad y un deseo de escapar de las presiones del mundo real. El paracaidismo de interior es lo más parecido a volar sin alas, y puede darnos una muestra de esa libertad.

El paracaidismo de interior tiene lugar dentro de un “túnel de viento” que sopla a más de 160 kilómetros por hora. Al entrar en él se experimenta una sensación de flotación o vuelo, en lugar de la sensación de caída libre del paracaidismo normal.

“Cuando te lanzas a deportes más intensos, como el paracaidismo en interiores, tu atención se centra por completo en el presente. Esto puede ayudar mucho a la gente a entrar en un estado natural de atención plena”, dice Shane Evans, director general de iFLY, un centro de paracaidismo indoor de Milton Keynes. “Cuando se vuela a 160 km/h, apenas hay lugar para pensamientos extraños, ya que el cuerpo produce adrenalina y pone en marcha las endorfinas. Nos da un entrenamiento para todo el cuerpo, ayuda a la agilidad mental y nos anima a comprometernos con el momento presente”.

El paracaidismo de interior ofrece un nivel de riesgo con el que la mayoría de nosotros nos sentiremos cómodos, y en el que todos podemos participar independientemente de la edad o la capacidad física. Dé un paso hacia el túnel de viento y deje atrás sus problemas.

Escalada en roca

¿Qué se siente al estar al pie de una pared de roca, mirando hacia arriba y trazando el camino hacia la cima? ¿Y qué se siente al llegar a la cima, mirar por encima del borde y saber que, mientras tu mente y tu cuerpo trabajan en sincronía, has conquistado una cara de roca aparentemente impenetrable? Al parecer, es bastante sorprendente.

De hecho, esta sensación de autosuficiencia tiene un efecto tan increíble en nuestra mente que los científicos han descubierto que puede incluso aliviar la depresión severa.

En un estudio de 2015 publicado en BMC Psychiatry, los investigadores analizaron el efecto que tenía la escalada en personas con depresión.

A lo largo de 16 semanas, la mitad de los participantes escaló con regularidad, y la otra mitad sirvió como grupo de control sin escalar. El estudio concluyó que la escalada puede utilizarse para tratar eficazmente la depresión, y los investigadores citaron la forma en que activa emociones intensas como el miedo, el orgullo y la determinación, junto con la necesidad de alinear el cuerpo y la mente, como algunos de los factores que hacen que la escalada sea tan buena para nosotros.

Nos sentimos bien cuando logramos algo medible, y la escalada en roca nos ofrece este triunfo, así como la oportunidad de coordinar nuestras mentes y cuerpos, y trabajar hasta nuestros límites.

Buceo

A pesar de nuestros esfuerzos, a menudo llevamos el peso del mundo sobre nuestros hombros. Pero cuando nos abrimos paso por los bajos, o las profundidades, del agua, podemos experimentar una verdadera ingravidez.

En muchos sentidos, las técnicas de buceo reflejan las de la atención plena, como la necesidad de estar en un estado de “monitorización abierta” y el aprendizaje de técnicas de respiración profunda y lenta. No es de extrañar entonces que la investigación haya encontrado que el buceo puede ser un gran alivio del estrés.

Un estudio de 2017 publicado en Frontiers in Psychology comparó los niveles de estrés percibidos en un grupo de buceadores recreativos con un grupo de control multideportivo, antes y después de un curso de una semana. El grupo de buceadores mostró una mejora significativa en el estado de ánimo y los niveles de estrés, que los investigadores atribuyeron a un aumento de las capacidades de mindfulness.

Además, nadar en aguas abiertas e interactuar con la vida marina es una experiencia maravillosa y placentera. El buceo nos ofrece la oportunidad de explorar profundidades ocultas y otros mundos. Y para los que tienen dificultades de movimiento en tierra firme, la sensación de ligereza que se experimenta al bucear puede ayudar a recuperar cierta movilidad.

Parapente

Has observado, te has entrenado y te has preparado, y ahora estás planeando sobre los campos, colaborando con el viento para ir donde quieras. Con una vista ininterrumpida de 360 grados, pocas experiencias ofrecen tanto la emoción como la tranquilidad del parapente.

Este deporte se basa en el equilibrio. Durante todo el tiempo que estés planeando, controlarás los músculos posturales profundos que no sólo desarrollan tu fuerza central, sino que también te animan a concentrarte en la forma en que tu cuerpo se equilibra.

Aunque con el entrenamiento adecuado el parapente es perfectamente seguro, este deporte de alto riesgo te impulsa al momento, y te obliga a observar tu entorno. Y la adrenalina que queda tras un vuelo puede tener efectos duraderos. Un estudio de 2004 del Centro Médico de la Universidad de Pensilvania, en Filadelfia, descubrió que la adrenalina puede tener el mismo efecto en el cerebro que los antidepresivos.

Puede que el parapente no sea para los pusilánimes y, desde luego, no para los poco preparados, pero para los que se comprometen a aprender las cuerdas (o las líneas A, B y C, como dicen los expertos), hay focos de paz que se encuentran a cientos de metros del suelo.

Creado a tú medida

Deja atrás cualquier idea preconcebida de lo que es la atención plena, y cualquier visión de los tipos de personas, y los tipos de cuerpos, que pueden participar en “deportes extremos”. El único requisito para participar es la voluntad de comprometerse con el momento.

Pero recuerda, si te sientes tentado por alguno de los deportes que aquí se mencionan, asegúrate de tomar todas las precauciones de seguridad pertinentes y no lo hagas solo. Únete a un club o toma clases con un instructor.

Hay todo un mundo ahí fuera para ti si lo deseas, y momentos de atención plena que se pueden encontrar incluso en los entornos más extremos.

Articulo traducido y adaptado de Happiful