kayaking

Los deportes extremos y las razones que te volverán adicto a ellos

La adrenalina que generan los deportes de riesgo crea adicción. Pruébalos y vivirás una experiencia inolvidable.

La lista de deportes extremos es larga y hay importantes diferencias entre ellos, pero todos tienen algo en común: practicarlos te hará sentir lleno de energía, poderoso y casi invencible. Te ayudarán a superar tus límites, a deshacerte del miedo, a mejorar y a alcanzar nuevas metas. Son, sin duda, una forma diferente de conocerse mejor a uno mismo y de encontrar un profundo bienestar.  

No es de extrañar que la práctica de deportes extremos pueda engancharnos, ya que esta adicción a las emociones fuertes tiene una base científica y biológica. La razón es la adrenalina, una hormona que prepara al cuerpo para afrontar los estímulos externos. Actúa como vasodilatador y mejora nuestra capacidad respiratoria para que llegue más oxígeno a los músculos. En consecuencia te sentirás fuerte, ágil, rápido… aumentando la euforia y reduciendo el miedo. La adrenalina te ayuda a dar lo mejor de ti mismo.

Tras experimentar este cambio en tu cuerpo, se produce otra reacción: aparecen las endorfinas, otra hormona relacionada con la felicidad. Esto tiene un potente efecto analgésico y genera una sensación de bienestar y alegría.  

Todo esto hace que las personas se sientan “enganchadas” a experimentar estas sensaciones que producen los deportes de riesgo y que cada vez sientan la necesidad de más y nuevos estímulos. Esto también se debe a que el cuerpo se acostumbra a estas sensaciones y se hace necesario aumentar el nivel de “riesgo” para alcanzar ciertos estados de excitación.

Además de los mencionados, los deportes extremos generan otra serie de beneficios:

Te empujan a superar los miedos y a explorar tus propios límites: 

  • Funcionan como motivación para establecer nuevas metas y superarlas.
  • Ayudan a quemar calorías y a tonificar nuestros músculos
  • Aprendes a divertirte con el deporte.
  • Te invitan a salir de la rutina

Practicar deportes extremos puede dar miedo, sobre todo al principio. Sin embargo, no hay nada como perder el miedo y atreverse a intentarlo. Estas son algunas de las actividades con las que puedes empezar:

Psicobloc 

Si ya tienes experiencia en la escalada, el psicobloc es el siguiente paso para ti: consiste en escalar paredes de roca que surgen directamente del mar y luego sumergirse en ellas. Requiere fuerza, técnica y saber nadar muy bien para volver a la orilla. Lo mejor de este deporte es que no necesitas mucho material: sólo tienes que llevar tus zapatillas de escalada y una bolsa sellada para el magnesio bien aislada del agua. Se ha convertido en una práctica muy famosa en las Islas Baleares.

Surfing 

Deslízate sobre las olas del mar en tu tabla y disfruta de la sensación de adrenalina. El surf es uno de los deportes más emocionantes y divertidos para practicar, especialmente durante el verano. Cualquiera puede probarlo aunque se recomienda tomar algunas clases al principio para aprender a ponerse de pie sobre la tabla y conocer el funcionamiento de las corrientes. En el norte de España se encuentran las mejores olas del país, aunque casi cualquier playa será buena para los principiantes.

Descenso  

Si prefieres la montaña a la playa, también puedes probar el barranquismo: uno de los deportes extremos más completos ya que combina diferentes actividades como el rapel, el senderismo o los saltos en un río. Cualquiera puede probar este deporte acompañado de un guía experto que describe el recorrido y la forma de proceder en cada caso. Es obligatorio llevar el equipo básico de seguridad que consiste en casco, traje de neopreno, cuerdas y arneses. Lo más divertido son los saltos y los toboganes naturales que se forman en el río.

Saltar en skydiving 

Este es probablemente uno de los deportes extremos que más asusta antes de practicarlo por primera vez. No es extraño, ya que saltar desde un avión requiere mucho valor. Sin embargo, la sensación de adrenalina al practicar esta actividad es tan fuerte que cuando finalmente toques el suelo sentirás una enorme dosis de felicidad y emoción.

Volcano boarding 

Similar a la práctica del sandboarding (es como el snowboarding pero sobre una duna de arena), el volcano boarding consiste en deslizarse por la ladera de un volcán entre las cenizas. El riesgo, en este caso, consiste en hacerlo cerca de un volcán.

Nicaragua es el país preferido para esta práctica, donde podrá deslizarse por la ladera del volcán Cerro Negro a unos 80 kilómetros por hora. Recuerda hacerlo sentado en una tabla de madera y llevando las protecciones obligatorias.

Slacklining

El slacklining consiste en mantener el equilibrio, mientras se camina y se salta sobre una cuerda fina. Esta cuerda suele estar colocada a apenas un metro del suelo, pero también puede estar varios metros más arriba. Cuanto más alto, más emoción y más vértigo sentirás, y más desafiante será. Por eso se ha visto a gente practicando slacklining sobre el vacío en montañas o incluso entre grandes edificios. En este deporte la concentración y el equilibrio son fundamentales, así que asegúrate de centrarte en esto y empieza practicando a pequeñas alturas.

Estos seis deportes extremos son sólo una muestra de todas las actividades que pueden ayudarte a poner a prueba tu valentía y a experimentar cómo la adrenalina llena tu cuerpo. Diferentes entornos, diferentes niveles… pero todos te permiten vivir experiencias impresionantes.

Articulo traducido y adaptado de Artiem Hotels