niño con patin

¿Conviene dejar que los niños practiquen deportes extremos?

Cuando uno de tus hijos nace, imaginas todas las oportunidades que le aguardan en lo que esperas que sea un futuro largo y saludable. Es posible que de vez en cuando hagas un viaje mental a su infancia y pienses que se convertirá en médico, ingeniero, empresario o cocinero. Puede que escriban palabras conmovedoras, que construyan estructuras importantes o que creen bellas obras de arte. La mayoría de nosotros, sin embargo, no imaginamos que la pasión de nuestro hijo acabará siendo, por ejemplo, el salto de esquí.

Pero esa es la situación en la que se encontró la escritora y editora Bari Nan Rothchild cuando su hijo cumplió ocho años, completó su primer salto oficial y declaró: “No me importa si se me da bien o mal, sólo quiero seguir haciéndolo”. Ahora, escribe para el New York Times, tiene 13 años y se lanza desde la ladera de una montaña a alturas cada vez mayores:

Su entrenador le hace señas, y en un nanosegundo, está agachado y deslizándose por las pistas de porcelana, en la temporada baja. ¡Whooooosh! -Ese es el sonido que estoy esperando, como el de un avión que despega, sólo que es mi hijo el que está volando, con los tobillos ladeados, los esquís formando una V, los brazos detrás de él, y entonces, en menos tiempo del que me ha llevado escribir estas palabras, sus esquís hacen un satisfactorio “clap” contra la colina de aterrizaje cubierta de plástico, un esquí ligeramente por detrás del otro en posición “telemark” mientras se desliza por la pista de hierba, agachado y abrazando las rodillas para frenar su impulso, un freno humano. Sonríe, con los frenos brillando a la luz del sol.

Puede que no te entusiasme la idea de que tu hijo participe en cualquier actividad cuyo objetivo sea subir o bajar rápidamente por la ladera de una montaña o levantar el vuelo. Pero antes de decir que no, he aquí algunos pasos a seguir.

En primer lugar, despertar la curiosidad

Algunos niños nacen reservados y cautelosos, contentos de mantener los pies firmemente plantados en la tierra. Y otros se suben y se tiran de los muebles antes incluso de caminar. A medida que crecen, es probable que los niños más atrevidos quieran buscar mayores emociones en su actividad física. Pregúntales qué les atrae de su nuevo deporte de interés. ¿Conocen a alguien que lo practique? ¿Han visto vídeos de otros haciéndolo en YouTube?

Los niños necesitan sentirse escuchados. Así que, aunque al final decidas que aún no tienen edad para probar el deporte o la actividad extrema que les interesa, es importante que sepan que intentas entender por qué les interesa. Y si entiendes lo que quieren obtener de ello -ya sea pasar tiempo con sus amigos o un nuevo reto físico-, podrás comprometerte con alternativas menos arriesgadas o encontrar otras formas de facilitar el acceso a un nuevo deporte con el que te sientas más cómodo y que sea satisfactorio para ellos.

Luego, investiga por tu cuenta

Antes de negarte a que tu hijo pruebe el snowboard, la bicicleta de montaña, las carreras de BMX, la escalada o el monopatín, investiga sobre el deporte que le interesa. Sobre todo si eres una persona reacia al riesgo, un deporte puede parecer más peligroso porque 1) no es algo que tú intentarías nunca y 2) no tienes suficiente información. Así que es hora de emprender una misión de investigación.

Sabemos que el fútbol es uno de los deportes más peligrosos para los niños por su riesgo de conmoción cerebral. Pero otros deportes favoritos que solemos fomentar (como el baloncesto, el fútbol y el béisbol) también figuran en los primeros puestos de la lista, ya que causan cientos de miles de lesiones cada año en los niños, desde esguinces y torceduras, fracturas y roturas de ligamentos, hasta lesiones de rodilla y conmociones cerebrales.

Por supuesto, esto se debe, al menos en parte, al gran número de niños que practican estos deportes, como informa Family Education:

Hasta que no haya más investigaciones, es difícil decir si los deportes [de equipo] más propensos a las lesiones para los niños… son realmente más peligrosos que los deportes alternativos. Es posible que los deportes de equipo causen más lesiones, no por la naturaleza de estos deportes, sino porque un mayor número de niños participa en ellos. Por ejemplo, hay más niños que practican un deporte popular como el baloncesto que el skateboarding.

Pero ningún deporte está exento de riesgos, y muchas lesiones pueden prevenirse o reducirse el riesgo de gravedad tomando las precauciones adecuadas. El programa STOP Sports Injuries, puesto en marcha por la Sociedad Ortopédica Americana de Medicina Deportiva, ofrece hojas de consejos para diversos deportes, como el patinaje en línea, el rugby, el snowboard y el surf.

Por último, habla con un profesional del sector

Para entender realmente el atractivo de ciertos deportes, así como los riesgos y las precauciones necesarias, lo mejor es que acudas a alguien que se haya pasado la vida practicando. Busca atletas, entrenadores o preparadores físicos que puedan ayudarte a entender el deporte desde su perspectiva. Pueden hablar de cómo se iniciaron en el deporte y de sus experiencias en él a medida que fueron creciendo. Es posible que tengan consejos valiosos o una idea de cómo podría proceder para permitir que su hijo se inicie.

Si se encuentran en tu zona, también pueden indicarle algunas clases para principiantes o entrenamientos que puedan realizar cerca de su casa para aprender las técnicas adecuadas para reducir el riesgo de lesiones.

Artículo traducido y adaptado de https://lifehacker.com/