cocinando en el campo

Las 5 mejores recetas de camping para pasarlo en grande

Buena comida y naturaleza son las dos cosas que nos vienen a la mente cada vez que alguien menciona un viaje de acampada. Sin embargo, la definición de “buena comida” varía de una persona a otra, y hay un número finito de recetas que puedes tomar prestadas de la cocina de tu madre.

Por eso vamos a hablar de las 5 mejores recetas de camping con las que podrás hacer de tu próxima acampada un éxito absoluto, así que veamos qué hay en el menú.

Burritos de desayuno

Aunque los típicos burritos de Subway se consideran un almuerzo de una sola pieza debido a su gran cantidad de calorías, hay formas fáciles de apartarse de la receta original en favor de una comida más parecida a un desayuno y más ligera.

Los burritos de acampada requieren poco más que una sartén de tamaño normal para preparar el aderezo, mientras que puedes preparar la masa sobre la hoguera para obtener resultados mejores, aunque algo imprevisibles.

En cuanto a los ingredientes, necesitarás al menos seis huevos para una comida de cuatro piezas, una sola cucharadita de mantequilla y dos cucharaditas de chiles verdes. Si se añaden más huevos se ablandaran las tortillas, pero se puede conseguir un efecto similar utilizando aceite de oliva en lugar de mantequilla.

Las partes carnosas son las que determines. Las salchichas en rodajas funcionarían muy bien desde el punto de vista del sabor, pero el salame en cubos puede ser una opción aún mejor.

El proceso de cocción debería durar aproximadamente 15 minutos si has comprado tortillas ya hechas; puedes esperar 5-10 minutos más de trabajo si quieres hornearlas por tu cuenta.

Panqueques afrutados

Los panqueques son uno de los platos más rápidos que puede preparar un campista, por no hablar de los más sabrosos si tus amigos son golosos. Sin embargo, los panqueques tradicionales cubiertos de miel y rellenos de crema pueden ser demasiado pesados para los madrugadores, por lo que recomiendo optar por las frutas en su lugar.

Ahora bien, puedes ahorrarte mucho tiempo si vienes con un lote premezclado de relleno en lugar de prepararlo en el momento. Además, la pasta de fruta cortada ocupará un poco menos de espacio de almacenamiento si también llevas una nevera, especialmente si has optado por utilizar tipos voluminosos, como piñas o plátanos, por ejemplo.

El proceso de preparación no difiere demasiado de la forma en que normalmente se prepara una tanda de panqueques. Se baten dos huevos, se añaden cuatro cucharaditas de aceite vegetal y se empiezan a freír en una sartén de hierro fundido. Puedes elegir entre una amplia gama de ingredientes para complementar el sabor, aunque la miel complementa el sabor de casi todas las frutas que existen.

Puedes servir los panqueques afrutados como postre, aunque los huevos y las frutas en la mezcla deberían darte a ti y a tus acompañantes un impulso decente en términos de energía, como lo haría cualquier desayuno normal.

Macarrones con queso

Los macarrones con queso son un clásico del desayuno americano para los adolescentes y estudiantes que no tienen demasiada experiencia en la cocina, pero si añades a la olla unos cuantos ingredientes para acampar, obtendrás una comida que se asemeja a la pasta hecha en un restaurante, o incluso a la lasaña si tienes la suficiente paciencia.

Necesitarás una bolsa de leche, al menos media libra de queso rallado de tu preferencia, una docena de paquetes de fideos (o dos paquetes de macarrones), una cucharadita de mantequilla salada y media cucharadita de mostaza en polvo para la base.

Básicamente, empieza por hervir los fideos en una olla, y prepara la sartén con mantequilla salada. Una vez que los fideos estén hechos, échalos a la sartén y empieza a añadir la leche. Si tienes otra olla, en este momento también debes empezar a preparar la carne. Los cubos de salame funcionan muy bien, si no, te recomiendo el pavo cortado en rodajas finas.

En cuanto los fideos empiecen a cambiar de color, espolvorea el queso rallado de manera uniforme. Utiliza una cuchara pequeña para añadir la carne y no dejes de remover. Por último, adereza la comida con mostaza en polvo y añade cualquier aderezo (la mayonesa o el ketchup son los que mejor funcionan).

Nachos en la hoguera

Los nachos pueden ser un aperitivo si tu desayuno fue ligero y fácil, o pueden ser una comida completa si tus compañeros de camping se sienten vacíos y hambrientos. Aunque esta comida en particular incluye una variedad de ingredientes, en realidad es una de las más sencillas de hacer, incluso por el más inexperto de los cocineros.

Básicamente, necesitarás comprar unas cuantas bolsas de chips de tortilla; media bolsa debería ser suficiente por persona. En realidad, la mezcla es la que requiere todo el trabajo, y deberías preguntar a tus compañeros de campamento de antemano si pueden soportar la comida picante (y hasta qué punto).

Normalmente, la mezcla para nachos incluye al menos dos tipos de pimientos, junto con aguacate, tomates y al menos una especia de tu elección. Las verduras deben cortarse en dados finos, a excepción del aguacate, que debe deshuesar y pelarse además de cortarse en dados.

Para darle más sabor, puedes incluso añadir el queso rallado que te haya sobrado mientras la mezcla está todavía caliente. Una vez preparada, la olla queda libre para que todos mojen sus tortillas. La cocción debería durar aproximadamente unos 10 minutos, dedicando la mayor parte de este tiempo a la preparación de las verduras.

Pizza de campamento

La pizza de campamento, o comúnmente conocida como “pizza en tronco”, es una cena fuerte y llena de calorías o un almuerzo completo para los grupos de camping más pequeños. La parte de masa de la pizza en un tronco se parece más al pan que a una pizza real, luciendo una corteza mucho más gruesa.

Esencialmente, se recomienda comprar una bola de masa en la tienda (no una pizza real prefabricada), con lo que reducirá el tiempo necesario para hacer este plato aproximadamente a la mitad. Extienda la masa hasta que su grosor y composición sean de su agrado, pero sepa que al final burbujeará y subirá.

Decora la masa con la salsa de tomate, los champiñones, las rodajas de salchichón y la mozzarella antes de emplatar todo el plato. Una vez emplatado, manténgalo sobre el fuego durante unos 15 minutos, pero asegúrese de comprobarlo cada cinco aproximadamente.

En comparación con las pizzas normales, la “edición fogata” tarda un poco más en hacerse, aunque también es mucho más sabrosa y recuerda más a la repostería casera. Además, puedes añadir los ingredientes que tú y tus compañeros queráis, como tocino, aros de cebolla, otros tipos de queso, etc. Espero que esta breve guía te haya sido útil y que hayas aprendido algunas nuevas y geniales recetas para acampar. Asegúrate de mantenerte a salvo en estos tiempos que todos estamos atravesando y ¡que te vaya bien!

Articulo traducido y adaptado de Active Cities