pareja haciendo kayak

Todo lo que necesitas saber para iniciarte en el kayak

Es una imagen icónica de la exploración al aire libre: un kayak navega por un tramo de agua cristalina, su proa atravesando la niebla y su estela brillando con la luz reflejada. 

Lo más probable es que no vayas a comprarte uno inmediatamente, aunque probablemente sea una opción. En caso puedas, considera otras formas de iniciarte en el kayak:

  • Pide prestado un kayak a un amigo. Es aún mejor si tu amigo te puede dar unas clases y enseñarte lo básico.
  • Arrienda un kayak. Consíguelo directamente en el lago para no tener que preocuparte por el transporte del mismo. Recibirás el equipo y la instrucción mínima, pero es una forma barata de sumergirte en este deporte.
  • Anótate para una excursión. Te pasarán la embarcación, el equipo y los conocimientos básicos en un solo paquete. Las opciones van desde el departamento de parques de tu lago local hasta una empresa de turismo de aventura en un lugar exótico.
  • Anótate para una clase. Al igual que en una excursión, se proporciona todo. Una clase introductoria te ofrece una instrucción más profunda que una excursión, por lo que es la mejor opción si planeas iniciarte en el kayak en serio.

 Equipo y ropa de kayak 

Equipo esencial para el kayak: Cualquiera que pase una embarcación debería proporcionarte también estos artículos:

  • Dispositivo de flotación personal (PFD) aprobado por los guardacostas que se ajuste correctamente
  • Remo (comprueba que es del tamaño correcto para ti)
  • Motobomba
  • Faldón antisalpicaduras 

Ropa adecuada: Lleva lo siguiente para una salida en aguas cálidas

  • Traje baño o shorts (que no sean de algodón)
  • Polera de manga corta o larga (cualquier polera que no sea de algodón servirá)
  • Zapatos de neoprén
  • Gorro que proteja del sol
  • Chaqueta o polar ligero (depende del tiempo)
  • Chaqueta o cortavientos y pantalones (depende del tiempo)

Cómo preparar tu kayak

Un kayak bien ajustado será más estable y cómodo para remar. Haz el ajuste mientras la embarcación se encuentra en tierra firme y concéntrate en tres puntos de contacto:

  • Si tu kayak te permite ajustar el ángulo del asiento o del respaldo, haz lo que te resulte más cómodo. Sin embargo, para lograr el equilibrio y la potencia, debes sentarte más vertical.
  • Pon las puntas de los pies en los reposapiés y comprueba si tienes las rodillas ligeramente dobladas. La mayoría de las estriberas se ajustan inclinándose y deslizándose a lo largo de una pista hasta los puntos de parada preestablecidos. Frecuentemente es más fácil salir de la embarcación para deslizar las estriberas.
  • Asegúrate de que tus rodillas dobladas están en firme contacto con cada lado de la cabina. Esto te ayuda a controlar el movimiento lateral de la embarcación mientras remas. El ajuste debe ser cómodo, pero no tan apretado como para no poder salir en caso de darte vuelta.

 Cómo botar el kayak

La mayoría de los viajes comienzan botando el kayak desde una orilla con pendiente gradual. Ten cuidado de no arrastrar el casco, especialmente en superficies rocosas, arenosas o de cemento:

  • Pide a un amigo que te ayude a llevar la embarcación hasta el punto de atraque. Colócalo en aguas poco profundas, perpendiculares a la costa. (Si vas a botar en un río o tienes un kayak muy largo, entonces podría funcionar mejor un lanzamiento paralelo). Para una botadura perpendicular, la proa debe estar de espaldas a la orilla y la popa debe estar cerca de la orilla (pero totalmente a flote).
  • Coloca uno de tus remos bajo la línea de cubierta frente a la cabina. (El eje puede sobresalir lateralmente como un balancín).
  • Pónte sobre el kayak, montados en la cabina.
  • Agarra la cabina y siéntate en el asiento de la cabina, luego levanta las piernas y desliza los pies en la cabina.
  • Vuelve a sentarte en el asiento y pon los pies cómodamente en los reposapiés.
  • Agarra el remo y úsalo para mover el kayak entre las olas y las estelas de la embarcación. A continuación, ponte el faldón si lo tienes.

Cuando llegue el momento de salir de la embarcación, sólo tienes que remar hasta la posición de lanzamiento, poner el balancín y dar los pasos en sentido contrario hasta que vuelvas a estar montado en el kayak.

Cómo sujetar el remo del kayak

Empieza agarrando tu remo con las dos manos y centrando el eje de tu remo en la parte superior de tu cabeza. Tus manos estarán en la posición inicial adecuada cuando tus codos esten doblados a 90 grados.

Ahora baja tu remo y oriéntalo de la siguiente manera para que lo sujetes correctamente:

  • Asegúrate de que las palas del remo están alineadas entre sí. Si notas que las palas están desplazadas entre sí, puede que tu remo esté “emplumado”. Si este es el caso, tómate un minuto para ajustar las palas de nuevo en línea a través de un botón o ajuste de giro en el centro del eje. (Las palas emplumadas cortan mejor el viento, pero son más difíciles de usar para los principiantes).
  • Mira cada pala y asegúrate de que el borde más largo de cada pala está en la parte superior. Esta es la posición correcta para ayudar a que las palas se muevan suave y eficientemente a través del agua. 
  • Asegúrate de que los lados de las palas están orientados hacia ti: La curvatura de las palas es sutil, así que fíjate bien.
  • Coloca tus nudillos grandes en la parte superior del eje del remo para que esté en línea con la parte superior de las palas.
  • Relaja tu agarre. Haz una “O” con el pulgar y el índice, y luego coloca los otros dedos suavemente sobre el eje. Agarrar la pala no es necesario y cansa las manos más rápidamente.

Consejos para tu primera vez en kayak

¿Estás planeando tu primera salida sin guía? No te compliques la vida:

  • Elige una laguna pequeña y tranquila. Los lagos o estanques con poco o ningún tráfico de embarcaciones con motor son ideales.
  • Busca una playa de arena con poca pendiente para salir. Las orillas empinadas, sucias y rocosas serán más difíciles.
  • Anda en un día con sol y sin viento. Mantendrá las complicaciones bajas y la comodidad alta.
  • Si hay brisa, empieza remando contra el viento. Remar con el viento en contra a la vuelta es una lucha; remar con el viento de cola es, bueno, una brisa.
  • Planea una salida, no una expedición. Para conseguir una relación óptima entre diversión y fatiga, mantén el tiempo de remada por debajo de las dos horas.

 Articulo traducido y adaptado de https://www.rei.com/